La Argentina pierde la oportunidad de exportar más carne

Los países de Europa, Oceanía y América del Norte tienen dificultades para mantener su participación en el negocio.

Por
05deSeptiembrede2009a las08:37

Los países exportadores de carne de Europa, Oceanía y América del Norte enfrentan crecientes dificultades para mantener su participación en el comercio mundial, lo que significa una oportunidad para los países del Mercosur, con excepción de la Argentina, que por su actual coyuntura no puede aprovecharla, dijo Miguel Gorelik, director de Asuntos Públicos de la empresa frigorífica Quickfood.

Gorelik habló en una jornada ganadera organizada recientemente por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) de la zona sudeste bonaerense, en Saladillo.

El orador destacó las condiciones de competitividad de la carne vacuna de los países del Mercosur, con excepción de la Argentina. "Tanto Brasil como Uruguay y Paraguay aumentaron sensiblemente sus exportaciones a lo largo de esta década, debido al desarrollo de políticas de largo plazo que alientan la producción de carne vacuna y de una buena situación de los mercados, que ofrecieron precios atractivos", dijo.

Agregó que Paraguay multiplicó varias veces su ingreso por exportaciones de carne: pasó de 60 a 700 millones de dólares. Brasil hizo lo propio, pasando de 1500 a 5000 millones de dólares (actualmente encabeza el ranking de exportadores mundiales). Uruguay también triplicó su ingreso por exportaciones de carne.

"Si hubiéramos mantenido el ritmo de exportaciones de carne de nuestros socios del Mercosur, en tres años (entre 2006 y 2008) habrían ingresado a la Argentina 2800 millones de dólares más, que representarían un crecimiento del 80 por ciento. Esto se habría volcado en toda la cadena de la carne", indicó Gorelik.

La cadena de producción de carne en Brasil, Paraguay y Uruguay no es muy distinta de la de la Argentina. La principal diferencia es que, a pesar de la evolución de estos países en los últimos años, aún no tienen un mercado concentrador tan importante como el de Liniers.

Otra diferencia relevante tiene que ver con las políticas y las regulaciones. "En la Argentina, se ha avanzado con restricciones a la exportación y controles de precios, limitaciones que en los países vecinos no existen", diferenció el especialista.

Por otra parte, Gorelik señaló que los Estados Unidos tienen el doble del stock ganadero argentino y producen cuatro veces más; eso significa que la productividad por cabeza en ese país es el doble de la que existe en el nuestro. "Si se aplican las mismas técnicas que en los EE.UU., en lugar de los tres millones de toneladas de carne que se producen hoy podríamos alcanzar seis millones, lo que significa que podríamos mantener el elevado nivel de consumo local y ser, además, los primeros exportadores del mundo."

Por último, el especialista consideró que para lograr crecimiento es primordial recuperar los mercados de carne. "El retroceso experimentado por el país desde 2002 como consecuencia de la aftosa aún hoy restringe un 40% de los mercados mundiales, es decir que el 60% del mundo no nos compra carne cruda con ese argumento", resaltó.

Por ello, Gorelik planteó que el primer desafío es conseguir que los Estados Unidos reconozcan a la Argentina como exportador de carne libre de aftosa, ya que eso traería consigo la automática aceptación de Canadá y México. "De esta forma, podríamos pasar del 40 al 65-70 por ciento, para luego ganar los mercados de Medio Oriente y de otros países, hasta recuperar el lugar que nunca debimos perder", finalizó.

Temas en esta nota

    Cargando...