Sindicato promete defender a los productores de leche

Es la poderosa ATILRA. En una asamblea en Sunchales, el gremio se mostró a favor de recomponer los valores de la leche cruda.

Por |
"Nos dicen cuánto nos van a pagar. Sale de nuestra casa el producto primario y nos ponen a nosotros el precio que quieren", manifestó un productor tambero.

"Nos dicen cuánto nos van a pagar. Sale de nuestra casa el producto primario y nos ponen a nosotros el precio que quieren", manifestó un productor tambero.

09deJuliode2015a las09:26

La crisis de algunas actividades productivas en el interior del país es tan profunda que hasta han comenzado a hacer escuchar sus quejas sectores que hasta hace poco aparecían muy cercanos al kirchnerismo. Un caso concreto es el de Héctor "Chino" Ponce, el histórico dirigente del sindicato de trabajadores de la industria lechera, Atilra. El gremialista presidió un inédita asamblea junto a productores de leche, y se ofreció a interceder para que las industrias no concreten una rebaja de los precios de la leche, que afectaría al sector primario.

Ponce es un personaje clave en la vida del sector lácteo. Odiado o temido por unos, venerado por otros, sus posicionamientos no resultan indiferentes para nadie en ese negocio. Atilra, con unos 20 mil afiliados, es un gremio de gran poder económico y capacidad de movilización. Por ejemplo, la semana pasada trasladó a 800 militantes a Trenque Lauquen solo para bloquear una Pyme de 40 obreros que se había animado a denunciar a un delegado por amenazas. Ante semejante muestra de poder, no han sido pocos los ministros K que desfilaron por Sunchales rindiendo pleitesía a Ponce, quien montó allí su cuartel general. Uno de sus principales interlocutores es justamente el subsecertario de Lechería, Arturo Videla.

Este martes por la noche, el sindicalista habilitó el flamante Centro Educativo Tecnológico de Artilra para que se realice una asamblea de tamberos de toda esa cuenca lechera santafesina. Había, según la crónica sindical, unas 700 personas y muchas de ellas eran empresarios ligados a la Asociación de Productores Lecheros de Argentina (APLA), que dirigen Marcelo Garello y Daniel Oggero. Ponce se plantó en primera fila.

"El objetivo de este encuentro, catalogado  como histórico, fue debatir sobre una posible alianza estratégica que haga frente a la difícil situación que atraviesan los productores ante la intención de los industriales de reducir el pago del litro de leche que retiran de los tambos", informó Atilra en un comunicado. El gremio justamente representa a los obreros de dichas industrias, que vienen amenazando (y en algunos casos, concretan) rebajas en los precios que pagan por la materia prima. Actualmente la leche a salida de tambo cotiza cerca de 3,10 pesos por litro, pero hay versiones que hablan de la posibilidad de que ese valor baje a 2,80 pesos. Los tamberos reclaman 4,50 pesos para tener una situación ideal de rentabilidad.

“A lo largo del tiempo ha habido una especie de abismo entre el productor lechero y el trabajador de la industria láctea, aunque en realidad no haya existido ningún tipo de problemas entre un sector y otro. Ha habido influencias externas que han  conspirado contra la normal alianza entre estos dos sectores, pues este vínculo puede molestar”, expresó Ponce, a sabiendas de que la reunión iba a provocar ciertas reacciones entre las empresas del Centro de la Industria Lechera (CIL).

Una productora de leche explicó el malhumor de los tamberos. "Nos dicen cuánto nos van a pagar. Sale de nuestra casa el producto primario y nos ponen a nosotros el precio que quieren. No nos dan las razones y presionan para que entreguemos la leche porque sino hay que tirarla”, señaló.

La moción que se aceptó por unanimidad en la asamblea conjunta fue promover una reunión urgente con el sector industrial, que será gestionada por Atilra. "Si el diálogo fracasa quizás tengamos un conflicto en puerta",  aclaró el presidente de APLA, una nueva entidad surgida de la tradicional diáspora en els ector tambero. 

Temas en esta nota