Agroindustria y la Ganadería

El acto oficial en la Rural 2016 de Palermo sirvió de excusa para charlar en este caso con dos referentes de la ganadería, Alejandro Sanmartino y Rodrigo Troncoso, ambos atravesando un difícil momento.

Por |
02deAgostode2016a las16:37

La situación de la lechería en Argentina está en un estado delicado, es por esto que Agrofy News entrevistó en exclusiva a Alejandro Sanmartino, Subsecretario de Lechería, y Rodrigo Troncoso, Subsecretario de Ganadería, ambos bajo el paraguas del Ministerio de Agroindustria.

Sobre la situación actual de la lechería en particular, Sanmartino explica: “La situación de la lechería es muy compleja, muy difícil. Los productores vienen con el caballo cansado del año pasado, con un nivel de endeudamiento importante, niveles de quebrantos más allá de las situaciones particulares. Desde el comienzo nosotros tratamos de resolver la situación bajo dos ejes: el eje de la coyuntura tratando de recuperar al productor que venía desfinanciado con asistencia financiera y las compensaciones, y también desde lo estructural, entendiendo que tenemos que volver a construir el valor del mercado interno. Esto se da en un contexto muy difícil ya que la lechería mundial está viviendo la situación más difícil de los últimos 15 años, donde más allá de las políticas (intervencionistas o liberales), no hay ningún país que sea competidor nuestro, cuyo precio en los últimos 18 meses no le haya bajado entre el 40 y el 50 por ciento de moneda dura”.

Consultado sobre el cierre de tambos y la actual liquidación de hacienda y venta a frigoríficos, el titular de la Subsecretaría de lechería responde: “Depende el clima, de las diferentes situaciones de las inundaciones. Hay situaciones muy difíciles donde el productor no puede seguir por un problema de caminos, por problemas de agua que lo saca de la cancha. Entendiendo la situación difícil creo que lo que hemos hecho es justamente trabajar sobre la coyuntura en el impacto en las compensaciones. Estamos hablando de 1.100 millones de pesos en compensaciones que se pagaron en menos de 6 meses, estamos hablando de 1.500 millones de pesos en líneas de créditos en bancos nacionales y provinciales. Es como que se hayan alineado todos los planetas en contra de la lechería. Hay que comprender que no existe una sola fórmula mágica para resolver todos los problemas inmediatamente”.

Sanmartino agrega, que hay que “continuar, porque para aquellos que no sufrieron las inundaciones, tienen un proceso de producción en recuperación. No es lo mismo lo que cayó la producción en Buenos Aires que lo que cayó en Córdoba.  Hay cuencas donde la producción cayó el 50%, y hay otros lugares donde la baja de producción no supera el 5%. Entonces, no es la misma solución en los mismos casos”.

El futuro del sector se presume soleado para el dirigente lechero, ya que aclara: “Entendemos que con la caída en la producción que es del 17% interanual, va a ser el mercado interno el que defina  el precio hasta la primavera de 2017. Entendiendo eso, si el consumo interno se recupera, si baja la inflación, si el consumo se reactiva, el precio al productor debería irse afirmando. Esto nos daría tiempo en términos coyunturales para poder trabajar en la política exterior, en una política de mercados de financiamiento, mejorar el sistema de reintegros, para poder acoplar cuando haya mayor excedente de lácteos, los mercados exteriores. Esto es tener un mercado local ordenado, y el excedente tenerlo afuera colocado en el mundo”.  

Asímismo, en cuanto a la ganadería, el Subsecretario de la cartera Rodrigo Troncoso da un panorama de lo que representa la situación actual para el Ministerio: “Todos tenemos en claro que la situación no es fácil, que la Argentina no está pasando un buen momento, pero sabemos hacia dónde vamos y esa es la diferencia con otros momentos. Hay que mirar para adelante y el foco está en el largo plazo. Por primera vez se puede empezar a trabajar en el largo plazo, y eso tiene que hacer que el país dé un vuelco”.

En detalles de a lo que se refiere al sector ganadero en particular, Troncoso define que: “En lo que es ganadería bovina, lo que fue la quita de retenciones, apertura de importaciones, unificación del tipo de cambio, los productores ya están reteniendo vientres y se ve en los números del productor que está invirtiendo en stocks y producir más. Nosotros como gobierno tenemos que cogenerar con ellos el espacio para que esto se haga. Hay que trabajar con los bancos,  como el Nación, el Central y la banca privada y ver de qué manera financiamos esta actividad”.

Además de esto, el funcionario da explicaciones de lo que a futuro se refiere: “El otro aspecto importante para la ganadería es la transparencia, unificar los conceptos sanitarios porque eso es competencia desleal y no tiene mucho sentido trabajar en eficiencia si tampoco le ponemos un foco a eso para que sea todo más sano y de mayor libre competencia”.

 

 

Temas en esta nota

Seguí leyendo