Faena argentina: signos de alerta en la retención

Si bien esta tendencia continúa en forma moderada, en julio se desaceleró la reducción del procesamiento de hembras por sexto mes consecutivo.

Por
¿Entramos en una pausa o comienza a finalizar la fase de crecimiento del stock?

¿Entramos en una pausa o comienza a finalizar la fase de crecimiento del stock?

10deAgostode2016a las15:45

En julio, los despachos a faena de la Argentina totalizaron 953 mil cabezas, mostrando una baja del 1% en relación a junio y del 9% en la comparación con julio de de 2015.

Así, en los primeros siete meses del año, se registra un retroceso interanual del 8%, al igual que en el último trimestre. En tanto, tomando los 12 meses terminados en julio, se aprecia una caída de 5% con respecto a un año atrás.

Como se ve en el gráfico, en cada uno de los siete meses de este año, la faena fue inferior a la de los mismos meses de los tres años anteriores. La excepción fue marzo, donde solo fue menor a 2015.

La participación de las hembras en el total fue de 41,2% en julio, medio punto menos que en junio y 0,2 puntos inferior a la de un año atrás. A su vez, las variaciones interanuales en el último trimestre y el último año, también son negativas.

En el caso de los machos, se registra un menor procesamiento en el último trimestre pero todavía sigue siendo mayor en el período de 12 meses (1%), aunque viene en claro descenso desde la suba del 7% de febrero.

La retención sigue, pero…

Con todos estos elementos, se puede afirmar que la mayoría de los indicadores muestran que se continúa con una fase de suave retención, motorizada por las expectativas sectoriales y con el apoyo de precios reales superiores.

Una señal de alarma es que las variaciones que surgen de comparar la faena de hembras por trimestres móviles, que ya habían empezado a moderarse desde la última parte de 2013, se vienen achicando en los últimos seis meses, aunque se mantienen negativas.

Esto puede ser una pausa pasajera, como sucedió a principios de 2015, o puede estar indicando una reversión de la fase de retención de hembras.

En esa ocasión, la pausa duró cuatro meses seguidos; en éste, ya va para más largo, como se puede apreciar en el siguiente gráfico:

Si bien nunca el camino recorrido en cada una de las fases es lineal, hay que seguir de cerca este elemento para tratar de anticipar algún cambio en las expectativas de los productores y consecuencias sobre la situación del stock.

Temas en esta nota

Seguí leyendo