Más carne con manejo más simple

Manejo del bosque nativo de acuerdo a la Ley de Bosques, el manejo de rodeo y mezcla de aguas para uso ganadero.

Por
Tecnologías que el INTA desarrolla desde 2004 en su Unidad Productiva de cría bovina “La Palmira”.

Tecnologías que el INTA desarrolla desde 2004 en su Unidad Productiva de cría bovina “La Palmira”.

28deOctubrede2016a las08:45

El viernes 21 de octubre, más de 100 productores de distintas partes de país llegaron hasta Las Avispas, en el Departamento San Cristóbal, para informarse, participar e intercambiar información sobre tecnologías de manejo ganadero. 

Durante más de 4 horas de charlas y recorridas, pudieron conocer las innovaciones que el INTA aplica en las 634 hectáreas de su Unidad Productiva “La Palmira”, un establecimiento ubicado en una región donde existen muchas limitantes para el manejo ganadero

Según la Médica Veterinaria Ivana Diruscio (del INTA San Cristóbal y parte fundamental del equipo técnico del campo) "durante la recorrida se pudieron observar diversos temas: manejo del rodeo de cría, raleo del monte a partir de la aplicación de la ley de bosques que rige en Santa Fe y mezcla de agua para uso ganadero. En líneas generales, mostramos  los índices productivos del campo y cómo con tecnología de procesos se pueden obtener buenos resultados

También agregó que “es necesario hacer un recorrido por los análisis financieros del campo para mostrar a los productores que las tecnologías aplicadas no sólo son recomendables para aumentar los índices productivos como preñez y destete, sino que también mejoran la administración financiera del establecimiento".

En relación a las tecnologías desarrolladas, Diruscio destacó que "en las unidades demostrativas trabajamos a partir de las limitaciones de la zona. Eso nos permite innovar y buscar soluciones reales a los problemas de los productores para puedan implementarlas en sus propios campos". 

Cómo producir 90 kilos de carne por hectárea

El manejo del rodeo en La Palmira tiene cuatro tecnologías. La primera es el servicio estacionado entre el 15 de noviembre y el 15 de febrero. Eso permite aplicar vacunas pre servicio para evitar enfermedades, destetar terneros de pesos similares y, en marzo, tener las vacas libres para mejorar su condición corporal previo al invierno.

La segunda es el manejo del amamantamiento de los terneros, relacionado con la condición corporal. Se evalúa la condición corporal de la vaca y a partir de allí se realiza un destete precoz, hiperprecoz o temporario. En el caso de vacas primíparas se hace destete precoz porque es un animal de alto requerimiento que necesita criar un ternero pero, a su vez, está creciendo. Si no se hace destete precoz o hiperprecoz, el porcentaje de preñez será bajo.

La tercera es el tacto preservicio, y se realiza como un diagnóstico de la situación, para evaluar cómo será ese servicio y tomar decisiones anticipadas.

La aplicación de estas tecnologías permite planificar el uso de diferentes técnicas, niveles de destetes  y la inseminación a tiempo fijo.

Además, este manejo del rodeo incluye planificación de la alimentación, manejo de pasturas y tratamientos sanitarios adecuados para que la vaca esté sana y tenga cubiertos adecuadamente sus requerimientos para la zona. 

Los principales resultados obtenidos con esta estrategia fueron el aumento de los índices de preñez en vacas primíparas, el cual llegó al 90% y la producción total del sistema ascendió a 90 kilos de carne por hectárea.

Estos resultados posibilitan seguir avanzando en el uso de otras tecnologías e investigar otros factores que mejoren la producción de la zona.

Qué hacer con el chañar

La invasión de las praderas por especies arbustivas en un problema recurrente de los sistemas ganaderos desarrollados sobre pastizales naturales, ya que provoca una baja en la rentabilidad debido a que disminuye la receptividad de los campos y aumentan los costos por la implementación de planes de control.

Argentina en el año 2007 sancionó la Ley de Bosques que obliga a las provincias a hacer un mapeo de sus bosques nativos de acuerdo a tres categorías: Roja, amarilla y verde.

Por la deforestación de los últimos 70 años, Santa Fe tiene las categorías más restrictivas: amarilla y roja, pudiendo realizar solamente intervenciones sustentables de tipo silvícola.

A partir de la demanda de los productores, el Ministerio de Medio Ambiente del Gobierno de Santa Fe y el INTA, comenzaron un trabajo de aclareo sucesivo en La Palmira como propuesta "de manejo de bosque con ganadería integrada" con el objetivo de avanzar hacia un mayor aprovechamiento ganadero del establecimiento.

Francisco Cardozo (Ingeniero Forestal del INTA Oliveros) e integrante del equipo de trabajo de “La Palmira” explicó –desde el centro del bosque- que "estamos mostrando un resultado del trabajo realizado en los últimos dos años. Hemos tomado tres lotes de iguales dimensiones (1500 m2) en los que realizamos un censo de especies. En el primer lote raleamos por dos años consecutivos, en el segundo solamente el último año y el tercer lote fue testigo. Eliminamos todos aquellos árboles que crecían debajo de otros o aquellos cuyas copas se tocaban, e hicimos poda de conducción sobre los ejemplares salvados. El análisis de los resultados obtenidos demuestra que sobre 2000 individuos que había inicialmente, el primer año se bajó a 1100 y el segundo a 800 ejemplares. La transformación de la masa invasiva permitió el aprovechamiento sostenible del bosque, liberando espacio para uso ganadero y mejorando las pasturas en calidad y cantidad”.

Y concluyó “trabajamos con la impronta de poder llevar una masa juvenil a una masa madura en el menor tiempo posible, trabajando en la selección, poda y raleo de especies. Se piensa que en el futuro se podrá aprovechar el bosque nativo para obtener madera de chañar, carbón, e incluso producción apícola, una vez que las especies tengan como mínimo 30 cm de diámetro”.

Ralear respetando la ley

Según Gerardo Castro, técnico del Ministerio de Medio Ambiente de la Provincia “para poder hacer un uso sustentable de los recursos nativos, los productores deben presentar ante la provincia un plan de manejo. Estos planes consisten en hacer un inventario de recursos forrajeros, maderables o no. En base a ese inventario se realiza una propuesta de manejo donde se detalla qué acciones se pueden realizar

Además aclaró “los planes de manejo permiten gestionar por medio de la Provincia, ante la Nación, un fondo de compensación para financiar actividades de manejo de bosque nativo”. Sin embargo, no se debe obviar el requisito fundamental de que los planes de manejo deben estar elaborados por un Técnico Agronómo Forestal.

Para tener agua siempre

Ante la constante demanda de los productores sobre si existe algún tratamiento (físico o químico) que permita mejorar la calidad del agua, en el caso de que la misma sea de mala calidad, el Geólogo Rubén Tosolini (del INTA Rafaela) afirmó que “siempre antes de aplicar algún método debemos agotar todas las instancias que permitan un aprovechamiento de las fuentes de agua disponibles en el establecimiento, tanto subterráneas como superficiales, utilizando como última alternativa los tratamientos del agua para un uso ganadero

Tosolini propuso la posibilidad de mezclar aguas de distintas fuentes y calidades, como alternativa tecnológica simple y recomendada para minimizar el contenido salino de las aguadas de mala calidad. De este modo, se logra cubrir total o parcialmente las demandas de calidad y cantidad de los rodeos ganaderos. Además, este sistema permitiría la utilización de aguas de mala calidad que, de forma independiente, no serían utilizadas por los productores.

La mezcla consiste en juntar aguas de tenores salinos elevados y con aquellas de tenores muy bajos. Los porcentajes de cada uno dependerán de la cantidad de sales que tengan cada fuente de agua,  de la disponibilidad de cada una de ellas y el valor considerado aceptable de salinidad para el consumo del ganado.

Según el profesional, “realizando un manejo de las aguas subterráneas con las superficiales, se aconseja en aquellos lugares con fuentes de agua muy saladas (de calidades mala o muy malas) y/o escaso caudales, la cosecha del agua de lluvia (consideradas como de calidad deficiente) para lograr un agua de calidad aceptable para la ganadería

Además de estos grandes ejes, durante la jornada se presentaron los datos principales de la Unidad (Ing. Agr. Juan Ibarlucea); los datos financieros del establecimiento (Ing. Agr. Carlos Callaci); el manejo reproductivo de las vaquillonas y vacas (Méd. Vet. Martín Maciel); las características de las especies arbustivas (Lic. Marcelo Pisani, Coordinador del Proyecto Regional del INTA Zona Ganadera Norte de Santa Fe); el Plan de manejo que se está llevando a cabo en “La Palmira”  (Ing. Carlos Chiarulli del Ministerio de Medio Ambiente de la Provincia de Santa Fe) y los ensayos sobre manejo de pasturas (a cargo del Ing. Agr. Luis Romero). La apertura del encuentro estuvo a cargo del Ing. Agr. Jorge Villar (Director del INTA Rafaela) y el evento fue organizado por la Agencia de Extensión Rural INTA San Cristóbal, y el equipo de técnicos del INTA Rafaela que trabaja en la Unidad experimental de Cría “La Palmira”, en colaboración con la Comuna de Las Avispas.

Temas en esta nota

Seguí leyendo