Cooperativa de tamberos de Córdoba espera un crédito para comprar una planta de SanCor

La Cooperativa Láctea de Huanchilla, de 45 productores, presentó toda la documentación ante el Banco Nación.

Por |
Entre sus planes prevé producir para la canadiense Saputo.

Entre sus planes prevé producir para la canadiense Saputo.

16deAgostode2017a las18:10

Avanza el proceso para que la Cooperativa Láctea de Huanchilla (departamento cordobés de Juárez Celman) compre la planta que SanCor tiene en Coronel Moldes y que lleva ocho meses parada. Los 56 empleados cobran el 75% de su sueldo, a veces, en cuotas. El cierre de la operación depende de que el Banco Nación apruebe un plan de negocios que respalde la financiación.

La cooperativa está integrada por 43 tamberos que no industrializan la leche. Hace unos años entregaba la leche a SanCor, pero esa relación se cortó. Ahora están interesados en hacer quesos. Para ampliar la capacidad de producción, Saputo (la canadiense que comercializa con las marcas La Paulina y Molfino) le entregaría leche para que le fabriquen a fasón.

Esta leche adicional permitiría que la planta trabaje a tiempo completo. El plan original era hacerlo 15 días al mes o bien en medios turnos. Pero la alianza con Saputo cambiaría el esquema y lo expandiría.

Hernán Ghersi, gerente de la cooperativa, explicó a LA NACION que "hay reuniones comerciales" y que completaron las presentaciones ante el banco. "No está fácil", definió. Los asociados producen 130.000 litros diarios. Prefieren la cautela y no generar expectativas que después no puedan cumplirse.

Desde SanCor confirmaron a este medio que "se está avanzando" pero que "hay otros interesados" que, "por razones de confidencialidad", no se pueden mencionar.

Jorge Constanzo, intendente de Coronel Moldes, indicó a este diario que es "optimista" respecto al proceso que permitiría la reapertura de la planta, un motor para la economía de la localidad. "Se siente que está frenada por el movimiento directo e indirecto que generaba", expresó.

Los quesos duros y semiduros que se fabrican en Coronel Moldes (la planta tiene una capacidad para procesar 220.000 litros diarios de leche) requieren de 180 días de maduración, período en el cual no se pueden comercializar. Por eso el financiamiento es un factor clave.

Las instalaciones están en condiciones de empezar a trabajar de manera inmediata. De hecho, hace unas semanas se realizó una prueba. Las negociaciones -que se iniciaron con la firma de una carta intención hace dos meses- no tienen fecha límite.

En el plan de reestructuración presentado por SanCor se incluía la posibilidad de venta de las plantas que están cerradas, que en el caso de Córdoba son las de Coronel Moldes y Brinkmann. En Santa Fe es la de Centeno y en Buenos Aires, la de Coronel Charlone.

Por el momento tampoco hay definiciones de la empresa Frontera, de Nueva Zelanda, para una alianza o compra de SanCor.

Temas en esta nota

Seguí leyendo