¿Por qué subió el precio de la hacienda en Argentina?

CREA elaboró un informe con análisis de precios y evolución de los principales indicadores ganaderos asociados al mercado.

Por
08deAbrilde2019a las16:28

El incremento de precios puede explicarse por un conjunto de factores. Lo primero que hay que entender es el comportamiento cíclico de los precios del ganado, en donde se producen saltos de precios (en términos de moneda constante) seguidos de períodos de pérdida de valor. 

A partir de la caída del stock ocurrida durante 2009 y la reducción en la faena total en peso res, se registró un incremento paulatino de la tasa de extracción de machos, al punto de faenar hoy el 100% de los machos en el año siguiente al destete. Esto representa un incremento en productividad, pero a la vez, genera una fuerte tensión entre oferta y demanda, volviendo el mercado mucho más dinámico de lo que históricamente lo fue. 

Como consecuencia de dicha situación, y producto de la interacción entre los ciclos productivos y el contexto macroeconómico local, cada dos años de forma recurrente se presenta un salto y recuperación de precios reales de la hacienda. Basados en esa dinámica, lo esperable hubiese sido que el incremento de precios ocurriese en el último trimestre del 2018. Lo esperable no ocurrió, principalmente por los motivos explicados a continuación.  

La faena del 2018 fue la más elevada de los últimos 5 años. Esto se debió a la sequía acontecida en el primer trimestre, que obligó a destetar más liviano y sacar hacienda de los campos, todo esto en un contexto de fuerte depreciación de la moneda local e incremento del precio de los granos y de los costos de producción. Los corrales tuvieron ocupaciones récord, pero el precio del ternero se desplomó en términos reales. A su vez, esto también motivó la salida anticipada de gran cantidad de vacas. Además de las condiciones climáticas, se potenció la faena de hembras por la mala expectativa del negocio de cría, la falta de crédito y las altas tasas que desalentaron cualquier intención de retención o compra de vientres. Asimismo, se sumó la fuerte tracción generada por la exportación de vaca a China, en un contexto de mayor competitividad cambiaria.

A raíz de esta situación, luego de un mayor encierre anticipado y vacas destinadas a faena, y con resultados del engorde comprometidos o generando pérdida, se esperaba una disminución en la oferta con la consecuente suba de precios para fines del 2018.  

Así, la oferta se retrajo fuertemente en sep-18 pero los precios subieron muy poco. Esto se debió al contexto macro del país, con una nueva depreciación del peso, subas de tasas y retracción del consumo. Sin embargo, si bien los corrales comenzaron a descargarse a partir de la primavera, la situación macro del país no cambió, entonces ¿Por qué subió la hacienda? Principalmente se trata de precios relativos y por la “señal de precios” del mercado. 

Precios relativos y el atraso del valor de la hacienda.

Es importante relevar el comportamiento del precio de la carne en relación a otros bienes, de ese modo, se podría verificar una percepción de carne barata en relación con el incremento de precios de todos los alimentos. Esto podemos verlo mediante la evolución relativa de precios índices de todos los alimentos en relación con la categoría “Carnes y derivados” del Índice de Precios al Consumidor (IPC), donde se observa una brecha de precio en términos reales de 10% para diciembre 2018.  

 

Además, se puede observar una brecha en la evolución de precios de la hacienda y la carne, tomando como ejemplo el novillito de 351-390 kg, en relación con el incremento de precios de “Carnes y derivados” del IPC. Así se puede observar que la brecha es mucho mayor, representando un atraso respecto al momento de referencia (dic-16) de 48%. 

Entonces, la carne en góndola subió en términos relativos un 10% menos que el resto de los alimentos, y a su vez, el novillito subió un 48% menos que la carne. Ambos indicadores, muestran el atraso de precios tanto en carne como en hacienda, y es la razón más fuerte para explicar la suba. 

La “señal de precios” y el rol de la exportación. Al intentar explicar el comportamiento de los precios en función de la relación oferta y demanda pensaríamos, a priori, que la suba ocurrida se apoya en una retracción de la oferta. A pesar de ello, durante enero 2019 la faena fue similar al mismo mes del 2018, que ya de por sí fue alta, por lo que la suba no sería motivada por una retracción en la oferta.  

Entonces, la suba en los precios de la hacienda sería explicado por el atraso en términos relativos (como se mencionó anteriormente) y por el efecto “señal de precios”. Esto es el inicio de un proceso alcista, que se retroalimenta y se da en un contexto en el cual no se modifica el volumen de transacciones y está justificado por la percepción de que el bien transable está barato. 

La exportación es otro factor importante en el comportamiento de los precios y en el sostenimiento de la oferta. Si bien la oferta es similar al mismo período del año pasado, cambió su distribución en la relación consumo/exportación. La exportación durante 2019 está ocupando un 20% de la faena total. Al crecer la exportación, el consumo aparente por habitante, para 2019, quedaría en 53 kg/año si anualizamos el dato de ene-19 (durante el 2018 el consumo fue de 57 kg/año).  

Principalmente, el negocio de exportación se expandió por un tipo de cambio que se mantiene en niveles competitivos, y  por un crecimiento de China en las importaciones de nuestro país. A su vez, con la depreciación de la moneda local ocurrida en 2018, el precio de la vaca de exportación se abarató en dólares, siendo aún más atractivo para la industria exportar.  

Es importante entender que la exportación hoy está actuando como sostén de precios, expandiendo la demanda. Con la actual retracción en el consumo interno, determinado por la caída del salario real en relación con el precio de la carne, si no tuviésemos el mercado de exportación, actualmente determinaría una caída de precios para todas las categorías y dispararía una fase de liquidación, con todos los perjuicios que esto traería para el negocio y para la sociedad en su conjunto. 

Temas en esta nota

Load More