CLIMA
Rosario
miércoles 23
Estado clima
| 23°

Chaparrones

jueves 24
Estado clima
10° | 27°

Chaparrones

viernes 25
Estado clima
15° | 29°

Chaparrones

Financiero

Guerra del conocimiento: la verdadera disputa entre China y Estados Unidos

"Lo comercial es esencialmente irrelevante", destacó Castro sobre el conflicto entre las 2 superpotencias. El dominio del conocimiento en el futuro define el núcleo del poder en el siglo XXI.

Por Agrofy News

  • guerra conocimiento verdadera disputa china y estados unidos
    Jorge Castro analiza el trasfondo de la guerra comercial.

La guerra comercial entre Estados Unidos y China se encuentra definiendo la nueva estructura basica del poder mundial, en donde la “propiedad intelectual” vinculada al conocimiento se vuelve más relevante que el capital o el trabajo.

Esta fue una de las principales conclusiones de la presentaciòn del analista internacional Jorge Castro en el marco del sexto "Simposio Del Sur al Mundo en 2030: Impacto de las Américas y la Bioeconomía en el desarrollo regional".

Ver también: Siete gráficos muestran las consecuencias de la guerra comercial

Acuerdo en Buenos Aires

El acuerdo que se alcanzó en Buenos Aires fija las pautas del poder mundial en esta etapa historica: "Los líderes de las dos superpotencias establecieron un mecanismo de cooperación y negociación permanente que se ha transformado en la estructura básica del poder mundial en el siglo XXI", destacó Castro.

El analista internacional destacó que se trata de un pacto político/estratégico, sólo accesoriamente económico/comercial: "Lo comercial es esencialmente irrelevante".

Ver también: Destacan buenos resultados tras el encuentro entre Trump y Xi Jinping

De esta forma, "el acuerdo se transforma en un extraordinario factor de certidumbre en este momento de transición histórica, en que la sociedad global creada por la revolución de la técnica experimenta una nueva revolución industrial, encabezada por Estados Unidos y China".

Castro considera que no hay beneficio mayor para el mundo que la competencia entre las 2 superpotencias por el dominio en el conocimiento del futuro: "El acuerdo Trump / Xi Jinping es una bendición para el resto del mundo. Allí está el núcleo del poder en el siglo XXI".

"La competencia entre las 2 superpotencias ha desatado un boom de descubrimientos y aplicaciones en la Inteligencia artificial (AI)", agregó.

Aspectos estructurales

El primero de los “aspectos estructurales” acordados entre Trump y Xi Jinping es la defensa irrestricta de la “propiedad intelectual” de las transnacionales norteamericanas en la República Popular.

Esta prioridad surge de afirmar que en el capitalismo avanzado lo esencial no es la “propiedad de los medios de producción”, sino el dominio del conocimiento, la “propiedad intelectual”, que es más importante que el capital o el trabajo.

"Estados Unidos considera a China su principal competidor estratégico en el siglo XXI, y estima que su programa de alta tecnología Made in China 2025 constituye una amenaza existencial para los intereses vitales de la nación norteamericana", explicó Castro.

“Made in China 2025” se refiere al control de las tecnologías de avanzada de la nueva revolución industrial, ante todo la “Inteligencia artificial”, que es la decisiva, y este punto que es crucial es el núcleo del acuerdo entre Trump y Xi Jinping, los líderes de las 2 superpotencias.

"El objetivo de China es multiplicar por 2 o 3 la inversión extranjera (IED) en los próximos 3/5 años, en especial la de alta tecnología/capital intensiva proveniente de Estados Unidos", explicó el analista interncional y comentó que Xi busca crear en la República Popular un ambiente de negocios de primer nivel mundial para las grandes compañías transnacionales.

 

"China deja de ser un adversario y un enemigo potencial de EE.UU, y se convierte en un competidor cooperativo que le disputa el primer plano en las tecnologías que deciden el futuro a través de la cooperación y la negociación permanente".

Esto transforma la relación estratégica de EE.UU  con China, y otorga una nueva dimensión a los intereses globales y a las empresas de punta de la República Popular, que dejan de ser enemigos en ciernes y se convierten en fuerzas de cooperación. 

Convergencia entre China y Estados Unidos

Castro compartió los rasgos fundamentales del pacto Trump / Xi Jinping:

  • Ante todo abrir y reformar la economía china en la forma más radical de los últimos 40 años, siguiendo la estrategia fundadora de Deng Xiaoping, que en un mismo movimiento abrió y reformó la economía de la República Popular y estableció un acuerdo de cooperación estratégica con EE.UU.
  • Esto dio origen al proceso de convergencia estructural (alza de la productividad/aumento del ingreso per cápita) de China respecto a EE.UU, quecomenzó en 2001 (ingreso a la OMC)  y culminó en 2008.
  • El resultado paradójico de este doble proceso de convergencia de China con EE.UU fue que la nación norteamericana surgió como la gran perdedora del proceso de globalización en 2008,  al desatarse la crisis financiera internacional. De ahí la emergencia y la razón de ser  del “fenómeno Trump” en EE.UU.
  • Xi Jinping, ha realizado en los últimos 2 años el más radical proceso de reestructuración y apertura de la economía  china desde 1978, y muestra que ha comprendido en plenitud el significado del “fenómeno Trump” en la historia de EE.UU y del mundo.
  • Para EE,UU el acuerdo hace que desaparezca  la “intención hostil” de la República Popular  que amenaza los “intereses vitales” norteamericanos a través del Programa “Made in China 2025”, según lo establecido en la “Estrategia Nacional de Seguridad” / 2017.
  • Queda en pie la competencia entre las 2 superpotencias, sólo que en un nivel cualitativamente superior de cooperación e integración, centrada en el liderazgo de las tecnologías de avanzada de la nueva revolución industrial, ante todo la Inteligencia artificial (AI) e Internet móvil de 5ta generación (5-G).
  • China deja de ser un adversario y un enemigo potencial de EE.UU, y se convierte en un competidor cooperativo que le disputa el primer plano en las tecnologías que deciden el futuro a través de la cooperación y la negociación permanente.
  • Esto transforma la relación estratégica de EE.UU  con China, y otorga una nueva dimensión a los intereses globales y a las empresas de punta de la República Popular, que dejan de ser enemigos en ciernes y se convierten en fuerzas de cooperación. 

 

 

¡OPINÁ SOBRE ESTA NOTA!

Comentar en foro