Frases con sabiduría ganadera y 4 tips con buenas prácticas de manejo

En La Rural un especialista compartió tips de Buenas Prácticas Ganaderas. "Si uno trata a todas las razas por igual, va a terminar en un desastre".

Por |
Buenas Prácticas Ganaderas en La Rural.

Buenas Prácticas Ganaderas en La Rural.

25deJuliode2019a las07:15

Marcos Giménez Zapiola asegura que está totalmente demostrado, "cualquier cosa que altere un poco al animal deprime su productividad, ya sea en leche, en preñarse o en engorde".

Zapiola, que es sociologo de profesión, ganadero y se especializa en bienestar animal, brindó tips de buenas prácticas de manejo de ganado en el marco de La Rural 2019.

Buenas prácticas Ganaderas

Tratamiento según la raza

"Los animales tienen personalidad y distinto comportamiento, tienen su historia, tienen su genética y tienen su biografía. La genética nos dice que hay ciertas razas que no es que sean malas o ariscas sino que requieren un trato más suave y más cuidadoso. Si uno trata a todas las razas por igual, va a terminar en un desastre", destaca.

En el marco de La Rural, el especialista explica que los animales, pese a la genética que tienen, pueden ser muy ariscos, pero si uno los trata bien se van acostumbrando y dejan de ser un problema".

Ver también: Cómo ingresan 4.000 animales en 2 días y la vaca que llegó al Jardín Japones

Frases con sabiduria

Muchas frases forman parte de lo que era la sabiduría ganadera hace 200 años, cuando no había alambrado: "Había corrales pero eran unos corrales redondos enteros, si uno no sabía conocia bien al animal y lo trataba bien, no se podía hacer ganadería directamente". Es por ello que las cosas quedaron escritas son de una enorme sabiduría.

Por ejemplo, Rosas decía que cuando se juntaban los animales, cosa que se hacía todos los días porque no había alambrado, el personal no debía gritar ni alborotar a los animales.

También decía “los cuscos no sirven para nada y de ellos ni rastros quiero ver en mis campos, si vinieren los vecinos se los perseguirá y se los matará”. Los cuscos eran perros cimarrones que se comían todo.

"Hoy en día uno ve perros que están 'trabajando' que ponen muy mal la hacienda y generan muchos más problemas de los que resuelven. No digo que hay que matar los perros como decía Rosas, pero lo que he aprendido es que cuando voy a los corrales los perros no tienen que estar. Cuando voy a cargar hacienda, los perros no tienen que estar".

Banderas de orientación

Zapiola explica que las banderas lo que permiten es aumentar nuestra envergadura, ya que el vacuno no ve con nitidez y no interpreta lo que ve como nosotros.

"Cuando yo levanto una bandera o la pongo para el costado para el animal lo que él ve, es 'tiene un brazo larguísimo' y necesita más distancia para sentirse más seguro".

"Uno con la bandera lo que hace sin moverse es ponerle un poco de presión a los animales para que vayan donde quieren, y orienta efectivamente la reacción del animal. No es como pegar un grito o gesticular a lo bruto, o poner un perro que ladre, sino que es un estímulo inteligente", destaca.

No sobrecargar los toriles

Además de no tener los perros cerca en los corrales o en el embarque, una de las cosas más importantes es no sobrecargar los toriles, normalmente se carga el toril al taco, hasta el último animal y eso es muy pernicioso, los animales se vuelven locos, cargándolos a medias o dos tercios de su capacidad tiene mucho más fluidez el movimiento.

Lo mismo con la manga, se trata de cargar hasta el último animal para que queden inmovilizados y eso los altera muchísimo a los animales. Si tienen apenas 10 o 20 cm como para moverse para atrás y para adelante, que no es algo que nos complique la vida, están tranquilos, si uno los apreta, se ponen nerviosos.

Cómo llegó a ser un experto

"Es la continuidad", asegura Zapiola y cuenta: "Empecé hace 25 años y la seguí. Es una forma de devolverle a la ganadería lo que ella me dio".

"Antes era sociólogo. La sociología es frustrante, porque trata con la gente. La gente dice que va a hacer una cosa y hace otra. El vacuno es una maravilla, si uno cumple con el vacuno, el vacuno cumple". Es decir, si no hace lo que queremos es porque estamos haciendo algo de más.

"En algunas cosas ha habido un avance grande, cultural, que en parte es la propia sociedad que ha avanzado en ese sentido. En la ganadería se ha comprendido que el maltrato va en detrimento del bolsillo del ganadero, de la salud de los trabajadores, tienen accidentes que no tienen razón de tenerlos y la recarga de trabajo que implica", agrega.

La aplicación de Buenas Prácticas Ganaderas forma parte de "un proceso que tiene mucho por avanzar, cuesta cambiar la mentalidad, no tiene costo monetario pero sí dejar atrás hábitos. Una vez que uno le toma el gusto, es una delicia", concluye.

Temas en esta nota

Seguí leyendo