En China la gente no sale a comer a restaurantes y alertan por el impacto para la carne argentina

El gigante asiático es el principal destino de las exportaciones de carne argentina y se ve seriamente afectado por el avance del coronavirus.

Por
13deMarzode2020a las15:54

"Lo que está ocurriendo es que la gente no sale a consumir a restaurantes, que es el destino de casi el 80 por ciento de la carne vacuna que se exporta desde Argentina y otros países", destacó el consultor ganadero Victor Tonelli, en el marco de Expoagro 2020, en referencia al coronavirus.

Tonelli realizó un análisis de la situación del mercado internacional y local de carne bovina en el Auditorio Ganadero de Expoagro 2020 edición YPF Agro, en donde se realizó este jueves la Jornada Brangus.

El analista describió: "Tenemos un panorama muy preocupante, especialmente por lo que está ocurriendo en China y su efecto negativo por el coronavirus y por otro lado el efecto positivo para la demanda por la fiebre porcina africana".

También sobre el país asiático, Tonelli explicó que ante la suba de precios que hubo en noviembre y diciembre, el Estado chino intervino el mercado y presionó a la baja por lo que se renegociaron valores y hoy están un 20 a 30 por ciento por debajo.

Un dato llamativo que ofreció el asesor es que “el faltante de carne en China está estimado en 20 millones de toneladas que representa dos tercios del volumen total de carne de todas las especies que se exportan en todo el mundo y “eso abriga la esperanza de que la demanda seguirá estando muy firme”.

Para cerrar, estimó que “los stocks ganaderos se van a mantener, habrá la misma cantidad de terneros, lejos de lo que muchos estaban anticipando de que iba a haber un faltante. Lo más importante es que hay un fuerte cambio en el modelo productivo que está mostrando un crecimiento de las recrías, agregando kilos para poder lograr un animal más binorma que alcance los requisitos de la exportación, pero con cuyo peso 420, 430, 440 kilos, también permita atender satisfactoriamente el mercado interno”.

Presente del Brangus

“Brangus es una raza que la gente tiene identificada con el norte argentino, pero comienza a ser una herramienta muy interesante para la pampa húmeda por las altas temperaturas”, evaluó el director de la Asociación Brangus Argentina, Martín Goldstein.

“El presente de la raza es extraordinario, seguimos creciendo, el norte está muy potente, con muchas mejoras en la raza. Además estamos exportando Cuota Hilton y tenemos proyectos de carne en Argentina con marca. La raza está muy sólida y a pesar del problema del contexto que tenemos en el negocio, estamos avanzando muy bien”, remarcó Goldstein.

Eficiencia metabólica

Stewart Kambo fue el encargado de presentar algunas herramientas para mejorar los márgenes en corral, poniéndole números al costo que tiene el estrés térmico y dando datos precisos sobre la eficiencia de consumo individual a partir de un ensayo que se hizo en Tandil.

“El animal que tenga una mayor ganancia de peso con un menor consumo, será un animal más eficiente y por lo tanto nos permitirá reducir nuestros costos. Puede llegar a consumir un 30 por ciento menos para igual ganancia de peso comparado con otro individuo”, explicó Kambo.

El analista de mercados describió que “esta es una característica individual con alterabilidad y tiene que ver con la eficiencia metabólica del individuo. Lo que tenemos que hacer es empezar a identificar a estos individuos para lo cual utilizamos los comederos que desarrolló Aníbal Pordomingo en el INTA Tandil. Con una caravana electrónica podemos ver cuál es el consumo de cada individuo en concreto durante un período de evaluación de 60 días”.

Esta Eficiencia Neta de Conversión es la que vienen investigando desde la FAUBA y el INTA para determinar las cualidades de cada individuo “para que los criadores comiencen a consumir una característica genética propia de cada animal con alterabilidad. De esta forma se puede aumentar la cantidad de crías superiores en eficiencia”.

Estrés térmico

Darío Colombatto explicó la forma en que incide el estrés térmico en los animales y las pérdidas monetarias que implican para el productor, además del impacto social que tienen casos extremos como la muerte de individuos por esta causa.

“Lo que nosotros encontramos a nivel comercial es una mejora en la eficiencia de conversión de casi un 20 por ciento cuando comparamos situaciones con mitigaciones de estrés térmico versus no tener ninguna medida para evitarlo”, apuntó Colombatto.

Siguiendo con su análisis, el investigador planteó que “al bienestar animal uno lo puede ver como una forma de tener un individuo más tranquilo, que por ende me da más dinero dentro de su ciclo productivo y por otro lado es una vidriera al mundo de que nosotros respetamos las normas más básicas del bienestar de los animales”.

Para combatir el estrés térmico se apunta a implementar cambios en la dieta y algo tan básico como la provisión de agua fresca y limpia en todo momento.

Por otra parte, afirmó que “la incorporación de razas compuestas como Brangus y Braford, al tener ese componente genético de las razas índicas, permite elevar el rango de confort térmico”.

Paralelamente dentro de estas razas, animales seleccionados por su mayor mansedumbre, tienen menor temperatura corporal y tasa de transpiración y son capaces de presentar celos en temperaturas en que otras hembras no lo harían.

Por último, el investigador destacó que este año se detectaron menos casos de estrés térmico, y marcó como ejemplo que en el Mercado de Liniers hubo una prevención mucho más efectiva que durante 2019.

Temas en esta nota