Productores lácteos apuntan ahora contra Cafiero: le enviaron una carta citando una nueva oportunidad histórica

Piden una audiencia para poder presentar de manera completa la propuesta de trabajo para el sector.

Por |
Productores lácteos apuntan ahora contra Cafiero: le enviaron una carta citando una nueva oportunidad histórica
18deEnerode2021a las16:31

A fines de 2020 la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe (Meprolsafe) y la Cámara de Productores de Leche de Córdoba decidían dirigirse de manera formal al Ministro de Agricultura de la Nación y a su Director Nacional de Lechería, para acercar algunas de las inquietudes del sector primario. 

Sin haber existido un encuentro de la cadena lechera desde la asunción del gobierno de Alberto Fernández, a pesar de la intención de algunos otros funcionarios, el reclamo no sólo se circunscribe a esta entidad. 

En la carta dirigida a Luis Basterra y a Arturo Jorge Videla se apuntaba a tomar a esa cartera como el espacio de encuentro del sector, como sucede desde hace varios años, sin intervenciones, pero si con articulaciones para dar los debates necesarios dónde la política juega un papel decisorio. 

En primer término se aludía a la necesidad de poder avanzar en el pago por calidad de la leche cruda, hecho sobre el que se debate desde hace décadas, que en 2002 se dejara establecido en lo que se conociera como el “Acta de San Francisco” y que firmaran entidades, industrias y gobiernos; y que tuviera un mayor intercambio en este año reciente. Se solicitaba una implementación gradual para la manera de pagar por los componentes de la leche y ya no por litro, como históricamente se hace. 

En este sentido, Meprolsafe también tiene la intención de dialogar con el nuevo presidente del Centro de la Industria Lechera (CIL), quien desde su asunción se manifestara a favor de propender a este cambio, siendo Ercole Felippa también titular de la una cooperativa láctea. 

La carta también incluía una propuesta de generación de un fondo a partir de la recaudación por retenciones a los lácteos, que no tienen peso real para la caja estatal, pero que sí afecta de manera profunda al sector. Administrado por productores e industriales, con el Gobierno como contralor, ese dinero podría otorgarse en referencia los litros de leche para que las empresas puedan invertir en tecnología, en la instalación de caudalímetros en los camiones que controlen la carga, e incluso para que los tamberos avancen en la instalación de sombras, aguadas, ventiladores, aspersores, techos en los corrales de espera y demás implementos necesarios para mejorar las condiciones de producción. 

Finalmente se aludía a la necesidad de salir del contexto de Precios Máximos, que pisaron los valores de los lácteos, muy por debajo de la inflación y terminaron dañando a toda la cadena productiva que tiene costos en alza, tanto en insumos como en paritarias, frente a un consumo deteriorado por las consecuencias directas de las decisiones que las política definió de forma improvisada ante la pandemia, pero también en las condiciones económicas reinantes que se agravaron en estos últimos diez meses. 

Sin respuestas que ensordecen a todo el sector lechero, ahora Meprolsafe encara otra alternativa, aunque sin demasiada expectativa. 

Destino Cafiero 

La semana anterior y dirigida al Jefe de Gabinete de Ministros de La Nación, con la firma de Oracio Saluzzo y Fernando Córdoba, los presidentes de Caprolec y Meprolsafe, enviaban una nota titulada “Alternativas para la problemática del maíz”, que además de Santiago Cafiero se entregó con copia a la Lic. Cecilia Todesca Bocco, vicejefe de Gabinete de Ministros; a la Lic. Paula Español, secretaría de Comercio Interior. 

“A nuestro entender la problemática presentada con el maíz, sólo es la punta del iceberg de lo que en poco tiempo vendrá en la República Argentina para el resto de las producciones agropecuarias de las distintas economías regionales. Creemos que luego de que el mundo controle la pandemia, las distintas economías se recuperarán gradualmente, en especial el mercado Asiático en general y China en particular”. 

Aludiendo a que nuestro país tendrá una nueva oportunidad histórica “para ser el supermercado del mundo tantas veces declamado”, pero que al mismo tiempo una “crisis de precios, como de pleno abastecimiento para el mercado interno. Si no se aplican medidas inteligentes, como la de compatibilizar los intereses de los productores, industriales y consumidores en consonancia con la política económica del Gobierno Nacional, éste se verá obligado a las intervenciones (entendemos de manual) para que nuestro pueblo no se quede sin comida”. 

Haciendo referencia a estudios que ambas entidades desarrollaran con CEUR y CEPAL, se manifestaron “convencidos que con las adaptaciones correspondientes a los productos de las distintas económicas regionales, su  implementación pondrá a Argentina dentro de los principales países, ingresarán los dólares que tanto nos hacen falta, atemperará el flagelo de la Inflación, se incrementarán las inversiones, se industrializará la ruralidad  y evitará al Gobierno Nacional tomar medidas restrictivas, que llevarán a los productores a situaciones de similares características a las vividas en el 2008 como resultado de la Resolución N°125”. 

Caprolec y Meprolsafe piden una audiencia para poder presentar de manera completa la propuesta de trabajo para el sector. En definitiva, la lechería reclama ser atendida, escuchada, para conseguir acciones directas de las que sólo tiene potestad la política. 

Temas en esta nota

Seguí leyendo