USDA: podría haber nuevas sorpresas para el precio de la soja y el maíz

Anticipan que, historicamente, hay un informe del organismo estadounidense que suele impactar sobre los precios del mercado de referencia

Por
USDA: podría haber nuevas sorpresas para el precio de la soja y el maíz
07deAbrilde2021a las09:27

El informe de intención de siembra y stocks que presentó el 31 de marzo el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) impactó fuertemente sobre los commodities agrícolas en Chicago, que llegaron a tocar el límite de subas.

Pero la analista Karen Braun, de Reuters, anticipa que el informe "más salvaje" del año podría estar por venir (en tres meses). Braun se refiere al informe que presenta el USDA a fines de junio, en donde se incluye la información de stocks e intención de siembra en Estados Unidos al 1° de junio: "Generalmente generan los días más volatiles en Chicago, ya que son informes difíciles de predecir, y justo en medio del mercado climático de Estados Unidos".

La analista repasa que el USDA  tiene 15 informes importantes por año: 12 informes mensuales de oferta y demanda (WASDE) en donde se informa la producción de cultivos, y cuatro informes trimestrales de existencias de granos de los cuales dos coinciden con encuestas de superficie. Pero son 15 y no 16 porque el trimestral de fin de año se publica junto al WASDE de enero.

Hoy saldrá el informe de oferta y demanda de abril, a las 13 horas: conocé la expectativa en la previa.

Los futuros de maíz en Chicago ya tocaron dos veces los límites diarios de variaciones en 2021, en los días de informes del USDA, el 12 de enero y el 31 de marzo.

En la última década, el precio del maíz varió un promedio de 4% en los informes de fines de marzo y fines de junio (trimestrales), aunque junio tiene una ligera ventaja en cuanto a impacto. El último día de junio también ha tenido un techo más alto en términos de ganancias o pérdidas porcentuales:

Impacto del informe del USDA

Los movimientos de maíz en el día de existencias de septiembre en los últimos 10 años promediaron alrededor del 3%, mientras que los cambios en los días de existencias de diciembre (que se publica junto al WASDE de enero) estuvieron más cerca del 2%. Sin embargo, ese día del informe de enero fue mucho más volátil entre 2007 y 2012, ya que hubo muchas pérdidas de cosechas y existencias en el mercado y se acumularon precios extremadamente altos para las materias primas.

En el caso de la soja, la variación del precio promedio luego de la publicación de las existencias de junio y de intención de siembra en la última década fue un poco más del 3%, mientras que marzo y septiembre estuvieron empatados en alrededor del 2%. Los movimientos del día del informe de enero promediaron solo el 1,5%.

Durante la última década, cuatro de los 15 principales movimientos porcentuales en los futuros de maíz en los días del informe del USDA coincidieron con los informes de finales de junio. Tres de ellos estaban asociados con los informes de enero, tres con los de finales de marzo y había dos para cada uno de los informes de agosto y de finales de septiembre. Un informe de octubre completa los 15 primeros.

Cinco de los 15 movimientos de soja más activos coincidieron con los informes de finales de junio, cuatro de ellos con los informes de agosto y tres de ellos con los informes de finales de marzo. Los otros tres incluyen informes de enero, mayo y finales de septiembre.

"Comprender qué datos se publican y cuándo hace que sea más fácil ver por qué algunos días de informes a menudo presentan movimientos de precios más grandes que otros", destaca Braun.

Los informes de existencias trimestrales ofrecen información crítica sobre los suministros estadounidenses en un momento determinado. Esta información ayuda a los analistas a medir el inventario probable de fin de año. Sin embargo, estos datos se han ganado la reputación de ser altamente impredecibles.

Las intenciones de siembra de marzo ofrecen al mercado el primer vistazo basado en una encuesta sobre los posibles resultados de la producción para la nueva campaña. Por otro lado, el último día de junio presenta una encuesta de siembra actualizada que sirve como suposiciones durante la mayor parte de la temporada de crecimiento.

Si es necesario, la superficie cultivada puede ajustarse en octubre, lo que despierta el interés del mercado además de los posibles ajustes de rendimiento de maíz y soja. Los primeros rendimientos basados ​​en encuestas se publican en agosto, seguidos de nuevas estimaciones en los próximos tres meses, aunque agosto y octubre tienden a generar la mayor emoción de los cuatro.

La estimación de producción de la soja y el maíz de Estados Unidos termina de tomar forma en el Resumen anual de producción de cultivos y WASDE de enero. Esos datos también pueden producir resultados impactantes como fue el caso el año pasado con un rendimiento de maíz mucho más bajo de lo que se dijo anteriormente.

El USDA no suele ajustar la producción de maíz y soja en los WASDE de junio y julio, pero coinciden con el apogeo del mercado climático de Estados Unidos, por lo que los precios son más sensibles de todos modos en esos momentos y es posible que los movimientos de CBOT no siempre se basen en los informes.

El otro día del informe potencialmente interesante es en mayo, cuando el USDA publica su primer estimación en la oferta y demanda mundial para el próximo año comercial. Los comerciantes suelen tener una buena idea de qué esperar y las cifras están lejos de ser definitivas, pero a veces el mercado se sacude de todos modos.

Los informes más "aburridos" en términos del impacto en el precio del maíz se han producido en los días WASDE de febrero, abril y diciembre, concluye Braun.

Temas en esta nota