Fue el origen de Milkaut: el grupo de productores que busca fondos para armar un tambo robótico asociativo

Ya tienen un campo con el proyecto listo para arrancar con una alternativa para productores que quieran seguir en la actividad

Fue el origen de Milkaut: el grupo de productores que busca fondos para armar un tambo robótico asociativo
16deNoviembrede2022a las07:34

La Asociación Unión Tamberos (AUT), una cooperativa que data de 1925, representa el estirpe lechero en la principal cuenca productiva. Habiendo dado origen a la empresa Milkaut, siempre tuvo como objetivo el acompañamiento a los productores.

Si bien la láctea fue vendida a un grupo francés en 2011, los servicios no dejaron de crecer, y ahora AUT ya piensa en un paso más para darle sustentabilidad en el tiempo a los productores más pequeños.

Tambos asociativo: "innovamos para crecer"

En la jornada “Innovamos para crecer”, que organizó el INTA Lechero en Rafaela, se hizo la presentación integral del proyecto de desarrollo de un tambo asociativo de esta cooperativa. Pero días antes, funcionarios de Santa Fe y la Nación estuvieron en el campo donde se va a desarrollar esta alternativa, en el inicio de la búsqueda de apoyo para la gestión de créditos.

A pocos metros de la Ruta Provincial 70, en el centro santafesino, es Colonia Nueva el lugar elegido para desarrollar un tambo robótico asociativo y cooperativo.

Pegado a la planta de Milkaut, donde se producen los quesos de marca Santa Rosa, AUT tiene oficinas comerciales, de servicios y también su acopio con una capacidad de 20 mil toneladas totales en silos de metal, mientras que se añaden según las necesidades silobolsas.

Desde 1985 esta planta comenzó a recibir de los socios de la cooperativa maíz y sorgo para la producción de alimento balanceado en bolsas de 25 kilos. Con los años se fueron extendiendo hacia el norte y desde hace cinco años se incorpora el acopio de trigo y soja, para dar respuesta a una necesidad de los productores.

Aunque con un acopio bajo, es muy bueno el resultado que hoy se producen más de tres mil toneladas de alimentos balanceados para socios y clientes de la cooperativa, que se distribuyen en tolvas y en bolsas.

“La idea es seguir creciendo en el acopio porque es un requisito de los socios, en una zona productiva donde hay mucha competencia de empresas que prestan servicios. Nosotros tenemos beneficios y planes muy competitivos”, destacó Javier De La Peña, el titular de la Cooperativa.

Se sumaron productos como un sustituto lácteo, a partir de un acuerdo con otra empresa, para atender las necesidades de 284 socios activos, que tienen unos 315 tambos, mientras que hay unos cien clientes externos.

En este campo de 24 hectáreas, donde está el acopio, pero también existe balanza, manga, espacio para inseminación, e incluso corrales con boyeros y aguadas, se va a volver a desarrollar una recría de terneros.

Acompañaron a De La Peña la semana anterior el director Nacional de Lechería, Arturo Jorge Videla; y su par de la provincia de Santa Fe, Abel Zenklusen, que se acercaron para conocer un poco más del proyecto y empezar a debatir la forma en la que ambos estados pueden colaborar para la consecución de fondos.

“Queremos que los socios aporten vaquillonas o comprarles vaquillonas, como para empezar, hasta que el tambo esté funcionando”. Lo que indica De La Peña es que al haber presentado el proyecto públicamente, se inicia el recorrido por entidades financieras para conseguir el apoyo necesario para cubrir aproximadamente la necesidad de un millón de dólares para encaminar el proyecto de forma integral, pero sin contar el valor de la hacienda.

“Nuestra intención es lograr la mayor cantidad de apoyos crediticios, para no comprometer las otras actividades que estamos desarrollando, como la construcción de un edificio en la ciudad de Frank, para nuestra sede social. En Nelson estamos ampliando otro acopio. Tenemos muchos frentes abiertos”, comentó.

El referente de la Junta Intercooperativa de Productores de Leche indica que para avanzar en el tambo que se hará en el campo contiguo a la planta de Colonia Nueva, “tenemos que definir los montos y los aportes de créditos, pero también de nuestros socios, para poner en marcha el tambo que tendrá una administración y el gerenciamiento por parte de la Cooperativa”.

La compra de 77 hectáreas contiguas fue clave para diagramar el proyecto. Es un campo que tiene caída hacia el arroyo Las Prusianas, que permite drenar mejor en tiempos de lluvias, e incluso tiene un ripiado ya completo que es fundamental para sacar diariamente la materia prima, pero también cuenta con instalación eléctrica suficiente como para arrancar con la demanda de servicio básico.

“Vamos a empezar con unos 200 animales y tres robots, pero mucho depende de cómo quieran trabajar los socios, porque la compra de animales para el tambo dependerá del aporte de capital que ellos mismos hagan. Esta tecnología nos permite atender problemáticas de la lechería actual, como es la situación de la mano de obra, del control del sistema, pero también nos permitirá crecer de forma modular, de a 70 vacas por etapa”.

En el corazón del Departamento Las Colonias, los planes de toda la obra civil ya están listos, no está definido que robots se van a usar porque todo esto depende de la presupuestación.

En la visita Videla y Zenklusen destacaron la iniciativa de AUT, la alternativa que se le presenta a los socios, sobre todo a los de menor escala o a los que dudan sobre la continuidad en el negocio lechero por cuestiones de sucesión familiar.

“Este es un proyecto pensado como un apéndice de la Cooperativa, porque no todos pueden querer participar. Ya tenemos una experiencia similar en el Noroeste argentino, con un tambo en Salta, que se maneja de forma alternativa, pero con participación sólo de socios”, indicó De La Peña. “La idea es que haya una conexión automática de cada productor sabiendo cuál es el nivel de participación que tiene, sobre los números del tambo. Es un negocio que se plantea como integración, como complemento”.

Este proyecto a mediano plazo podría iniciarse. Son muchos los productores que viven con premura la definición de sus establecimientos lecheros y es sólo con los tambos asociativos que muchos se ven por más años en la actividad.

AUT abarca a productores lecheros de todos los tamaños, incluso desde los 50 litros diarios, pero fue adaptando sus servicios y respuestas a todas las necesidades. Invertir en un campo, proyectar galpones, entender que los robots son la forma de sistematizar la producción, avanzar sobre créditos para poder hacerlo posible y terminar involucrando a quienes manifiesten que esta puede ser una alternativa de negocios para seguir creciendo, o simplemente para quedarse en la lechería.

Temas en esta nota

Cargando...