Aireación, clave en plantas de acopio

Como sabemos, la aireación es una práctica común en las plantas de acopio

06deJuniode2003a las08:19

Como sabemos, la aireación es una práctica común en las plantas de acopio. Los objetivos primordiales son: disminuir y uniformar la temperatura del granel. Lo que se debe remarcar es que se trabaja con aire ambiente y en la medida que mejor se conozcan sus características, más eficiente será la aireación.

Debemos tomar conciencia de que, normalmente, se airea en exceso, y se provocan gastos de energía eléctrica y mermas (pérdidas de peso) lamentables.

El grano es higroscópico, por lo que pierde y gana agua permanentemente, en relación a la humedad relativa del aire que circula por los espacios intergranarios.

Ahora bien: cuántas plantas de acopio tienen un conocimiento preciso de la humedad relativa del aire que se introduce en la masa de granos, así como de las temperaturas del aire y del grano. Entonces no debemos extrañarnos de que exportemos con bajos niveles de humedad y por lo tanto con pérdida económica.

Qué es humedad absoluta y humedad relativa. La absoluta o actual es la cantidad de gramos de vapor de agua que contiene un kilo de aire seco. La relativa, es la relación entre la humedad absoluta o actual y la humedad de saturación o máxima cantidad de vapor de agua que puede contener el aire a una determinada temperatura.

La información sobre cómo puede variar la temperatura y la humedad relativa (HR) a lo largo de un día es fundamental para decidir cuándo prender y apagar la aireación; la obtención de estos datos es sencillo, todo se resuelve instalando un termómetro de máxima y mínima y un psicrómetro o higrómetro.

No debemos basarnos en los datos del Servicio Meteorológico Nacional (SMN). Nos deben interesar las condiciones de la planta.

Qué es un psicrómetro. Es un instrumento que sirve para medir la humedad relativa del aire. El tipo más común es el que está constituido por dos termómetros convencionales, uno de bulbo húmedo y otro de bulbo seco.

El termómetro de bulbo húmedo marcará una temperatura menor, o a lo sumo igual al termómetro de bulbo seco, ya que la permanente evaporación del agua hace que el bulbo húmedo pierda calor.

Cuanto más seco está el aire mayor es la evaporación de agua y por lo tanto más frío está el bulbo húmedo y, por lo tanto, mayor es la diferencia entre las temperaturas que marcan los termómetros.

A partir de conocer la diferencia de temperatura y teniendo en cuenta lo que marca el termómetro de bulbo seco se va a una tabla y se lee la humedad relativa ambiente.

Esta operación es sumamente simple, de pocos segundos y nos permite disponer de una base importante para saber si estamos ante el momento oportuno de airear.

Qué es un higrómetro. Este es otro instrumento del cual nos podemos valer para conocer la humedad relativa del aire. Tiene la apariencia de un reloj y se puede leer directamente.

En su interior dispone de un elemento sensible a la humedad y transmite este cambio a la aguja que se mueve sobre un disco graduado.

Qué es un termómetro de máxima y mínima. Se trata de un termómetro donde podemos leer cuál fue la máxima y la mínima temperatura que se registró en el día y también la temperatura de cualquier momento. Cuando baja la temperatura la columna B baja y la A sube, empujando el menisco, el borde inferior de éste marca la temperatura mínima que se da en el día. Cuando sube la temperatura la columna B sube empujando el menisco de ésta columna, el borde inferior de éste marca la máxima temperatura que se alcanzó en el día.

Las temperaturas mínimas se registran normalmente a la hora que sale el sol y las máximas poco después del medio día. Luego de cada lectura debe acomodar el menisco sobre la columna haciendo uso de un imán ya que los meniscos son de metal.

Dónde y cómo ubicar el instrumental. Es conveniente ubicarlos al

Temas en esta nota