Ni las buenas señales alcanzaron

Se esperan menores inventarios mundiales de soja, tanto para la presente campaña como para el ciclo 2015/16, y el mercado no lo supo tomar como señal alcista.

Por |
Estamos atravesando los que se consideran meses de definición en materia productiva para nuestras latitudes.

Estamos atravesando los que se consideran meses de definición en materia productiva para nuestras latitudes.

12deJuniode2015a las07:16

El pasado miércoles, como todos los meses, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos emitió un nuevo reporte de oferta y demanda mundial, y sorprendió la falta de reacción en Chicago, pese a que 
la información venía condimentada de buenas noticias para la soja.

Estamos atravesando los que se consideran meses de definición en materia productiva para nuestras latitudes, y se hizo uno de los últimos ajustes por parte del organismo en lo que respecta a las estimaciones de oferta sudamericana. Acompañando a las expectativas de los operadores, se elevó la estimación para Argentina a 59,5 millones de toneladas. En el caso de Brasil se estipula una producción de 94,5 millones de toneladas, coincidiendo con el informe pasado.

Otro de los cambios fue el gran recorte de inventarios finales para el presente ciclo; se esperan a nivel mundial 83,7 millones de toneladas, estando este dato por debajo de las expectativas del mercado, un factor de tinte alcista para la oleaginosa.

En correlato con este suceso se han ajustado a la baja los inventarios de Estados Unidos, que se espera ronden los nueve millones de toneladas, en disminución con respecto al mes anterior. El motivo principal de este ajuste son las mayores exportaciones y molienda que se realizarían en el presente ciclo.

Previsiones 2015/2016

Por su parte, para la campaña 2015/2016 se esperan menores stocks iniciales, mayor molienda y por lo tanto menores inventarios finales que lo informado en mayo. Es así que los stocks estadounidenses se han ajustado un cinco por ciento a la baja, mientras que los mundiales un tres por ciento en relación con el mes pasado.

Como se puede percibir claramente, este mes de junio, trajo algunas noticias que podían ser consideradas positivas para las cotizaciones. Sin embargo, la rueda externa terminó con pérdidas para la posición julio e incluso la última jornada transitó zonas de pérdidas más acentuadas, que ni las condiciones climáticas desfavorables en Estados Unidos lograron sostener.

Los cereales fueron los más damnificados por los datos informados. En el caso del maíz se aumentó levemente la estimación de cosecha 2014/15 para Argentina a 25 millones de toneladas –número acorde a las expectativas previas– y en el caso de Brasil el dato sorprendió con 81 millones.

Por otro lado, se registró un gran incremento en los stocks finales a nivel mundial del presente ciclo, incluso más allá de lo que el mercado ya descontaba. A su vez, hubo un ascenso en los inventarios de Estados Unidos. El motivo del aumento se encuentra en la proyección de un menor uso del forrajero en la producción de etanol.

En el caso del trigo, el aumento de las proyecciones para la campaña 2015/16 se sustentan en mayores inventarios finales del presente ciclo y un aumento en la producción. Se espera que al finalizar la cosecha de invierno se obtengan 41 millones de toneladas, resultando en 57,7 millones si se suman las distintas variedades del cereal.

Gana lugar la incertidumbre

La incertidumbre vuelve a hacerse carne en el sector; cuando el seguimiento en el nivel de stocks y un posible ajuste en este factor se venía anunciando como “la carta” que podría revertir el calamitoso escenario, finalmente el cambio llegó y la soja en Chicago hizo caso omiso e insiste en desvanecerse.

En la plaza local, la soja y el maíz pudieron encontrar alguna oportunidad en el caso de la búsqueda por parte de las fábricas de la mercadería disponible, y fundamentalmente del maíz con entrega corta, y se logró un interesante volumen comercializado de ambos cultivos, que podría responder también a los compromisos de pago al 30/06 por parte del sector productivo.

* Analista de mercados y desarrollo comercial en fyo

Temas en esta nota