Residuos de manzana, una alternativa para alimentar pollos parrilleros

La Universidad Nacional de Río Negro realizó la prueba de utilizar el residuo luego de la extracción de jugo de manzana como alimento funcional para aves.

Por
23deSeptiembrede2019a las09:05

La Universidad Nacional de Río Negro lleva a cabo un proyecto de desarrollo de reutilización de alimentos. En esta oportunidad, los estudiantes y docentes elaboraron alimento funcional a partir de bagazo de manzana, es decir, a partir de la materia que queda luego de la extracción del juego.

Desde la facultad señalaron que investigan la influencia de la dieta suplementada con bagazo de manzana biodegradado sobre el desarrollo de la flora intestinal, parámetros fisiológicos de los pollos, así como también sobre parámetros de productividad y la calidad de la carne obtenida.

Además se realizó la faena de pollos para comprobar y finalizar el desarrollo que se denomina "Aprovechamiento de bagazos agroindustriales biodegradados por hongos Pleurotus ostreatus para la producción de alimentos funcionales destinados a alimentación de pollos parrilleros (Gallus gallus)".

Este proyecto tiene como propósito producir Pleurotus ostreatus utilizando residuos agroindustriales, conformando una tecnología emergente. Además desde el establecimiento sostuvieron al sitio Argentina Investiga, que buscan caracterizar química y microbiológicamente la pleurotina y utilizarla como alimento funcional en pollos parrilleros criados en confinamiento.

En este sentido, ven al bagazo como una oportunidad ya que el el 20% de la fruta industrializada se acumula como residuo sólido orgánico (bagazos), de constitución ácida y lignocelulósica. Por este motivo, investigan cómo influye en la producción teniendo en cuenta peso, conversión alimenticia y la calidad de la carne obtenida.

Desde la UNRN destacaron que la pleurotina puede encontrar un destino importante utilizándose en suplementos dietarios para alimentación de pollos parrilleros ya que posee fitoquímicos bioactivos que actúan como antioxidantes, antimicrobianos, inmunomoduladores y antiinflamatorios. De esta manera se contribuye a un estado de salud óptimo para el animal, aumentando la estabilidad de las carnes posmortem.

*Con información de la Universidad Nacional de Río Negro - Escuela de Veterinaria y Producción Agroindustrial

Temas en esta nota

Seguí leyendo