"Plan Casamiquela": con 6 proyectos claves, comienza a tomar forma la estrategia del Gobierno para la lechería

Una serie de reuniones en esta semana corta permiten vislumbrar el camino que tendrá el sector durante esta gestión y particularmente en los próximos meses.

Por |
"Plan Casamiquela": con 6 proyectos claves, comienza a tomar forma la estrategia del Gobierno para la lechería
18deFebrerode2021a las17:04

Esta semana corta trajo nuevos encuentros virtuales de la cadena lechera tendiendo a desarrollar un camino para resolver alguno de todos los frentes abiertos que tiene el sector

Desde el Consejo Federal Lechero, hasta los aspectos técnicos en calidad de leche, se abordaron en diferentes reuniones y si bien no hay plazos concretos para poner en marcha las ideas, se debaten recién a ocho meses de tener responsable a cargo del área. 

Las provincias seguirán en contacto periódico con la Nación y ocuparon gran parte de su encuentro de esta semana corta a compartir miradas sobre la intención de determinar a la lechería dentro de la condición de economía regional, que podría generar beneficios como la baja de retenciones, mientras se la entiende como una actividad primordial por el impacto social que tiene de forma directa. 

No existe una seguridad manifiesta sobre la posibilidad de descontar retenciones, por ejemplo, por parte de los funcionarios que están recibiendo esta propuesta y esto ingresó hoy en los debates que lleva adelante el Consejo Agroindustrial Argentino, que fue el primero en incorporar al sector en la consideración de economía regional, pos su impacto directo en los territorios, no sólo de la región pampeana, sino en otras provincias donde también se produce materia prima y lácteos. 

Mientras tanto, algunas de las provincias seguirán trabajando para promover la salida al mundo de los productos y lentamente acompañar con obras a la producción primaria, que viene corriendo muy desde atrás a la inflación, por una demora en el ajuste de valores de la leche cruda que no sólo tiene meses de retraso, sino años de desajuste. 

Con datos poco certeros sobre explotaciones y cantidad de animales, no se descarta tomar el registro del Senasa para generar un criterio unificado respecto al sector. 

Muchos frentes

Con el sendero del pago por calidad recorriéndose muy lentamente y que tendrá propuestas de la producción que se conocerán en las próximas semanas, para generar un mayor acuerdo y salir del debate sobre las anteriores resoluciones 189 y 229 tenderán en sus diversas versiones a reducir el pago de bonificaciones, que hoy ronda el 20 por ciento. Más allá de la forma de pago se impulsa la formación de un mercado formal, de una estructura que le pueda dar a nuestro país la base para una competencia real y equitativa a nivel global. 

Por otra parte, existe una insistencia de la Nación para que las entidades de productores pidan por financiamiento públicamente, aunque aún no hay fondos disponibles, sin embargo los representantes de los tamberos siguen entendiendo lo mismo que hace años, sin rentabilidad no se puede asumir una nueva deuda.  

Lo principal es cobrar bien por la materia prima y luego viene la posibilidad de pedir alguna ayuda para inversiones en la próxima campaña, o incluso en instalaciones, tecnología o insumos básicos para la actividad, tal como se lo planteó a lo largo del año.  

Se mencionó que durante 2020 los recursos fueron destinados a la ayuda social y a la asistencia en salud, por lo tanto, no existieron alternativas para este sector que como siguió trabajando por ser esencial no tuvo posibilidades de ingresar en programas temporales para empresas, a pesar de transitar muchos meses de rentabilidad negativa. Viene lenta la revisión en este aspecto y este mismo jueves se habló del tema en el Consejo Agroindustrial Argentino. 

También se volvió a exponer que el consumo interno creció más de lo que en realidad se expandió, sin salvarse el error de contar 300 millones de litros destinados a exportación como parte de las compras en nuestro país, repitiendo el traspié de un comunicado oficial de la semana anterior.  

Pareciera que en algún momento se deslizó que el problema inflacionario está resuelto, hecho que está lejos de aquietarse, sin embargo en los encuentros no se puede escindir la cuestión partidaria y la comparación con la gestión anterior, a pesar que de las dos décadas de crisis lechera, siete años tuvieron al mismo funcionario al frente. A muchos les suena raro que se siga hablando como novedad sobre los problemas de siempre y que se exponga que se los quiere ordenar, en vez de ejecutar y resolver de forma más directa. 

Seis proyectos

Muchas de las cuestiones ligadas a Agricultura tomarán el nombre del Ing. Carlos Casamiquela, ex titular del Ministerio, es el caso del Plan Integral para el Sector Lácteo que se presentara este miércoles a entidades representantes de productores, pero que supuestamente está estructurado desde hace meses. 

El sector representa a la tercera cadena agroindustrial en generación de valor y empleo y al cuarto sector económico nacional, incluyendo a 10.300 tambos y 670 industrias en 14 cuencas. 

Aunque sin presupuesto disponible o fecha de inicio, los proyectos de la Dirección Nacional de Lechería son los siguientes. 

Para conseguir una mejor competitividad del sector, con una idea presupuestaria de 500 millones de pesos y financiando los primeros tres mil litros mensuales de la producción se ayudaría a orientar inversiones para mejorar las condiciones en los tambos, la sustentabilidad  y una equiparación de situaciones entre los más pequeños y los más grandes. 

Con un monto de 60 millones de pesos, el fortalecimiento e inclusión sectorial apunta a mejorar las condiciones estructurales de las pymes de hasta 50 mil litros diarios de proceso que las hagan más sostenibles y se permita una mayor diversificación o especialización en cuanto a productos, apuesta al medioambiente, aprovechamiento de subproductos, empleo de energía renovables, aplicación de normativa de calidad y buenas prácticas, mayor capacitación y acceso al financiamiento. 

Se podrían destinar 50 millones al sistema de pago por calidad, incluyendo en la iniciativa aún no delineada el dinero para capacitar a transportistas en la toma de muestras, mejora en las condiciones de las explotaciones, e incluso propender a un mejor vínculo y acceso a la genética y genómica que mejoren los rodeos. 

Necesitando más datos reales y abarcativos, la intención es invertir ocho millones de pesos en un programa de información y estadísticas que permitan un mejor acceso al mapa del sector, de fácil acceso para toda la cadena y de forma pública, que permitan delinear estudios complementarios y así fortalecer al Sistema Integrado de Gestión de la Lechería, con un detalle exhaustivo del sector. De todas maneras se requerirá mayor control de los negocios que hoy se hacen en negro, al igual que en el resto de las actividades económicas y productivas del país. 

Para la promoción de exportaciones se presupuestan 530 millones de pesos estimados para llegar a unas cien empresas, que necesita fortalecerse en cantidades y valores. Con un promedio del 20 por ciento del total de la leche vendido a otros países, son 30 de 670 las industrias que logran concretar estos negocios. Se planifica una prefinanciación de exportaciones, financiamiento de stocks, desarrollo para nuevos exportadores y la promoción para la participación en más ferias internacionales, así como misiones inversas.  

Dependiendo en gran medida de comunas, distritos o provincias, no hay un número cerrado para mejorar 1.250 kilómetros de caminos rurales que necesitan con urgencia ser mejorados en diferentes puntos del país para poder garantizar la recolección de la leche. Un tema eterno y tan antiguo como la lechería en la Argentina, pareciera ser el menos certero de los proyectos expuestos. 

Finalmente y en línea con la presentación que este jueves hiciera el ministro Luis Basterra, el programa de Financiamiento ideado sobre la base de 1.240 millones de pesos, orientado a cubrir un mes de producción de leche, para destinar en inversiones que multipliquen la producción de materia prima, mejora o ampliación de infraestructura o instalaciones, compra de maquinaria o herramientas e incluso la mejora de los rodeos.

Temas en esta nota

Seguí leyendo