Leche: la cumbre de la Estancia “La Cabañita” en donde se trató el pago por calidad

Los actores de la cadena láctea de Santa Fe se preparan para una prueba piloto del pago por calidad de la leche

Por |
Leche: la cumbre de la Estancia “La Cabañita” en donde se trató el pago por calidad
13deJuliode2021a las10:14

Con el pasar de los meses se fue diluyendo el impulso que pareció en algún momento haber tomado la intención de Nación de impulsar la modificación en el sistema de pago de la leche cruda, de litros a kilos de sólidos, premiando a la calidad.

Pago por calidad de la leche

Lo que se conoce como pago por calidad de la leche tuvo muchos encuentros virtuales de entidades de productores, de la representación industrial, pero también del Consejo Federal Lechero que reúne a las provincias productoras, aunque sin nigún avance consolidado.

Ante esa situación, sumado al contexto económico, pero también con el único logro de la Dirección Nacional de Lechería de instalar en el Gobierno lo que fuera el acuerdo de las cámaras industriales, existe en el ámbito decisorio una cierta relajación con mucho más de dos años sin otras cosas para contar. Sobre todo en un sector que no se detuvo, que tiene gran potencialidad y que en definitiva terminó desaprovechando el momento de los precios internacionales más altos.

En las crisis hay oportunidades y se podría decir que Santa Fe la está aprovechando. El año 2020 fue de alto impacto, productivo y en la demanda, pero también en el tema del pago por calidad. El gobierno nacional en algún momento se había querido sacar de encima el planteo, sobre todo de los tamberos, habiendo sugerido a Santa Fe operar como espacio piloto. Eso había quedado pendiente y en este último mes se retomó.

Mientras se trabaja en cuestiones vinculadas a la capacitación en Buenas Prácticas para profesionales, pero también para operarios de espacios productivos, en la provincia de Santa Fe ya se llevaron a cabo dos encuentros en los que se debatieron los aspectos principales a tener en cuenta para poder avanzar hacia un pago por calidad por parte de las industrias.

Con la presencia de representantes de la Mesa de Productores de Leche de Santa Fe (Meprolsafe), la Confederación de Asociaciones Rurales de Santa Fe (Carsfe) y la Junta Intercooperativa de Productores de Leche mantuvieron un encuentro el jueves pasado en un establecimiento lechero en Hipatia (Estancia "La Cabañita"). Cabe destacar que de la cumbre lechera participaron referentes del Ministerio de la Producción, encabezados por Abel Zenklusen, el director del área.

Tal como se había charlado a nivel nacional, en Santa Fe se tomarán los parámetros del Código Alimentario Argentino para poder considerar a la leche de referencia: 3% de grasa y 2,9 por ciento de proteína, hasta 400 mil células somáticas y 200 mil unidades formadoras de colonias, brindarán el umbral a partir del cual se mida la calidad y las bonificaciones, a lo que se agregan situaciones como la temperatura, la ausencia de antibióticos y demás variables.

El punto más importante fue el acuerdo sobre la necesidad de generar un estudio técnico para conocer el poder de pago que tienen las industrias a partir de los valores y la demanda en las góndolas, que es una estrategia que se utiliza en el mundo e incluso que llegó a generar hace algunos años la propia Meprolsafe. Para esta cuestión se necesitará presupuesto y gestión, pero es un paso necesario para poder avanzar en un Plan Piloto, para el cual se deberán poner a disposición algunas de las industrias que operan en el territorio provincial.

Deberá operar en esto también el propio ministro, Daniel Costamagna, comprometiendo a quienes transforman la materia prima en producto.

Claro que deberán estar dadas las condiciones técnicas para poder comenzar, como por ejemplo que los camiones que retiren la leche cruda tengan caudalímetros, para poder tomar las muestras, que sean dobles para contrastarlas el productor en caso de tener dudas ante la industria.

El inicio no supone grandes inversiones, pero podría ser el impulso necesario para multiplicar una necesidad sustancial, la de tener mejores pagos por la leche, por sus componentes y no por su volumen.

Los temores que siempre se quisieron instalar sobre cómo esta alternativa podría perjudicar a los tambos más chicos, cabe destacar que son muchos los pequeños productores que trabajan muy bien, que generan muchos sólidos y podrían mejorar considerablemente sus liquidaciones con esta forma de pago esperada. Para algunos podría sorprender la situación de tambos medianos y grandes ante esta modificación.

Según pudo saber Agrofy News, desde Santa Fe se quiere seguir avanzando en acuerdos, sin privilegiar las pretenciones de ningún sector, pero con la mayor precisión posible para conseguir un precio de referencia puntual que pueda promover esta intención.

Toda la la estrategia de competitividad está enmarcada en el Plan Lechero provincial, que apunta al arraigo rural, la eficiencia y la rentabilidad.

Sobre "La Cabañita" en Hipatia

Casi como una joyita en medio del corazón santafesino, La Cabañita, una Estancia que data de comienzos del siglo pasado por la intención del molinero Klaus, una familia que se fue ampliando decidió zambullirse en el negocio lechero y en el que fuera un campo de 2.500 hectáreas erigió una casa magnífica con el lujo de la gran Argentina que se supo vivir y disfrutar.

Perfectamente conservada con pisos de pinotea, molduras en los techos, columnas, muebles deliciosos de madera, detalles importandos de Europa, un comedor espléndido con el lujo medido del campo, con habitaciones que incluyen hasta pequeños livings para disfrutar del ocio y la lectura, La Cabañita, en Hipatia, departamento Las Colonias de Santa Fe, es un remanso en medio de una lechería tan revuelta.

El ingeniero Mariano Longoni está a cargo del campo que tiene dos unidades de ordeño, con 900 vacas en ordeño, con el objetivo de llegar a las 1.200 vacas para septiembre/octubre, en lo que se plantea como una primavera muy prometedora para la lechería nacional.

Responsable de la planifiación, va cumpliendo las estrategias en pasturas, pero también en maíz y soja, para silaje y granos, pero también junto a un veterinario abarcan la dieta de los animales, pero del mismo modo el manejo de 25 personas, que es un desafío importante, ya en total son 15 familias las que viven dentro de este campo, sumando 70 personas en total, tanto en la zona del casco, como en el sector destinado a la recría de vaquillonas y el segundo tambo.

El 95 por ciento del personal vive en el campo, incluidos los responsables de la estancia, siendo de importancia la cantidad de chicos que van a la escuela del pueblo y que en definitiva marcan una continuidad en la actividad porque aprenden de la tarea que realizan las familias y confirman la idea de sostenimiento socio-económico de las localidades a partir de todo lo que precisa la actividad lechera.

La Cabañita trabaja desde hace dos años en generar cambios en el tipo de raza para la producción, pero también en la mejora de la crianza para reducir la mortandad. La nurserie ideal está en un espacio contiguo al tambo principal, orientado al norte, con ventilación, corrales, lugares de trabajo específico, pero sobre todo con una segmentación especial de los recién nacidos, permite un calostrado adecuado, una marcación de los terneros y sobre todo una alimentación minuciosa a partir de alimentadores automáticos que se activan con los chips que tienen colocados los terneros que nacen en el lugar.

“Los resultados completos de esta inversión que fue grande, pero que vale la pena, los tendremos a fin de año cuando se cumpla un año de trabajo y con todos los ajustes en la forma de trabajo que ya fuimos haciendo”.

La intención es reducir al mínimo la mortandad, para poder asegurar la renovación del rodeo, sosteniendo la calidad de las futuras madres, mientras que a los machos se los vende a los 20 días, enfoncando el trabajo en la lechería.

A partir de 2016 con un temporal muy grande que hubo en la zona en el mes de abril, tuvimos que descartar muchas bajas y en la necesidad de reponer a muchos animales con compras externas, sumamos a 150 vacas cruza Holando-Jersey-Montbeliarde y a partir de ahi hicimos un trabajo de tres años evaluando comparativamente con las Holando en cuanto a la alimentación, las pasturas y positivamente vimos que mejoramos la productividad y la composición de la leche que con más sólidos nos permite negociar de mejor manera con la industria”.

Longoni remarcó que en la compra de semen de 2021 se enfocaron en la triple cruza, dejando de lado el rodeo puro de Holando a futuro.

“La expectativa para este año es mantener la cantidad de litros. Teniendo en cuenta que este verano para los tambos pastoriles tuvimos el clima casi ideal, a diferencia de la agricultura que es lo que también trabajamos. La idea es crecer en litros totales, crecer en vacas para la primavera, con la expectativa de superar los 30 mil litros”, concluyó.

Temas en esta nota

Cargando...