En Santa Fe, empezaron con una heladera carnicera y hoy diseñan cabinas que producen forraje los 365 días del año

Son de Avellaneda y apuestan a la ganadería de precisión con una tecnología única en Argentina

Por |
En Santa Fe, empezaron con una heladera carnicera y hoy diseñan cabinas que producen forraje los 365 días del año
22deDiciembrede2021a las09:03

Rene Petean es ganadero y empresario en el sector de refrigeración en Reconquista (Santa Fe), “el más veterano del grupo”, tal como expresó. Había tenido una experiencia de forraje verde hidropónico al aire libre, pero lo había dejado luego que decidió vender su hacienda: “Con 25 años de ganadería probé distintas zonas y cuando vendí la hacienda dije´voy a volver el día que pueda fabricar mi alimento´.

Cómo nació Hidrofuturo

Un día se encontró con el secretario de la Producción de Avellaneda, Hugo Bernardi, y le comentó que había dos jóvenes emprendedores con ganas de incursionar en este novedoso sistema de producción de forraje: “Nos juntamos en un coworking a conversar y decidimos arrancar”.

Esos dos jóvenes son Damian Zamer, de Avellaneda, técnico superior en Programación y Gonzalo Nobile, de Guadalupe Norte, técnico superior en Mecatrónica. Ambos trabajan en relación de dependencia en una empresa del rubro electrónico y en su tiempo libre se dedican al proyecto.

“Empezamos con una heladera carnicera que yo tenía, a hacer conexiones de agua, iluminación de cabina y luego de dos o tres meses empezamos a probar el alimento con gallinas ponedoras, ovejas y chivos”, contó René. 

Luego de las pruebas, que resultaron positivas, regresaron a la Secretaría de Producción para mostrar los resultados: “Nos preguntaron qué necesitábamos y les pedimos un espacio para limpieza de semillas y otro para poner una cabina. Nos dieron un lugar en el Parque Industrial Avellaneda y conseguimos una cabina térmica de un camión usado. Sobre eso arrancamos el proyecto con mayor nivel de producción”, detalló René. 

De izq a der. Gonzalo Nobile, René Petean y Damián Zamer.

Ganadería de precisión 

“Nací en el campo. Empecé a interiorizarme con lo que es tecnologías aplicadas al agro. Hice mi formación profesional en una empresa de la zona que diseña equipamiento para el sector y siempre me interesó lo que es automatización de procesos”, empezó Damián, y continuó: “Arranqué un proyecto de gallinas ponedoras en mi casa del campo y ahí trato de aplicar tecnología para disminuir los costos de trabajos y hacerlo más eficiente”. 

Damián contó que la idea del proyecto es buscar un alimento que sea más económico y que ayude a aumentar la eficiencia: “Ya conocíamos lo que era forraje hidropónico y empezamos a investigar. Con Gonzalo trabajamos en la misma empresa y en los tiempos libres nos pusimos a trabajar en esto”. 

Gonzalo es de Guadalupe Norte, un pueblo a 20 km de Avellaneda: “Me interesa crear tecnología para cosas que están un poco atrasadas. En este caso, aportar conocimiento a la alimentación animal, hacerla más eficiente, generar un poco más de rendimiento y trabajar en ganadería de precisión que no está tan desarrollada como la agricultura de precisión”.

Forraje hidropónico: más alimento, menos costos

El forraje hidropónico es un método sin suelo que permite producir, a partir de la germinación de semillas de cereales (cebada, trigo, maíz, avena, sorgo), una masa forrajera de alto valor nutritivo que se puede consumir al 100% y tiene una muy buena digestibilidad.

“Es un alimento que se puede producir los 365 días del año sin importarlo que suceda con el clima, eso gracias al módulo térmico que nosotros diseñamos y armamos”, explicó Damián.  

Además contó que es una pastura que por su proceso de germinación en 7 días logra que se duplique el valor de la proteína del grano: “Si le das al animal un grano de maíz que tiene 7 u 8 % de proteína, con el forraje hidropónico se lo puede llevar hasta un 18 %, esto es por el proceso natural del germinado. Es un sistema que, al tenerlo disponible todos los días, permite programar la alimentación de la hacienda y podés suministrar en base a tu requerimiento. Tenés la cabina al costado del corral por ende no tenés costo de logística”, agregó. 

La cabina que tienen actualmente es experimental, un prototipo de 12 metros cuadrados que produce aproximadamente entre 100 y 120 kgs diarios y alcanza para alimentar entre 10 y 15 animales: “Podés organizar tu dieta con el veterinario y hacer destete, destete precoz, recría, en invierno incrementarlo en función de las heladas. Todos los días tenés forraje, es la gran virtud de este sistema. Nos va a costar que se cambie la mentalidad ganadero-tradicional pero tienen que hacerlo. La cabina está automatizada y se puede manejar directamente desde un celular. Le agregamos toda la tecnología disponible”, explicó René. 

Tal como cuentan los emprendedores, este alimento está pensado para cualquier tipo de animal, ganado mayor o ganado menor. “Yo hice experiencia incluso con gallinas ponedoras y codornices y funciona muy bien. Con las gallinas estoy reduciendo el 40 % de lo que es el alimento balanceado. La experiencia que estuvimos haciendo con terneros y terneras en recría y engorde, se probó con ovejas, algunos caballos, al ser una pastura natural la puede consumir cualquier animal de granja, vacuno, cerdo”, expresó Damián. 

La cabina de Hidrofuturo, una inversión al futuro

Hidrofuturo diseña cabinas a medida de las necesidades del cliente: “Si nos dicen ´necesito 500 kgs diarios” se fabrica una cabina que produzca esa cantidad. El módulo se puede instalar en cualquier lugar, lo que nosotros pedimos es una canilla y un piso o platea hecho para el drenaje del agua”, contó Gonzalo. 

La cabina está pensada de tal manera que sea un proceso continuo: “A la mañana saco el alimento que le voy a dar al ganado, y como el pasto crece en bandejas y no se usa tierra, se saca la bandeja, se la tira directo para que coma el animal y se vuelve a usar esa bandeja para meter más semillas pre germinadas. Por eso el concepto de que todos los días tenemos alimento”. 

Todo está desarrollado bajo el concepto “eco friendly”, eso permite ahorrar agua y energía eléctrica, no utilizar agroquímicos ni fertilizantes y evitar el uso extensivo de tierras, permitiendo utilizarlas para reforestación o reconstrucción de los espacios naturales: “Para producir 1 kg de materia seca se necesitan 8 litros de agua, es bajísimo a comparación de lo que consume un cultivo a campo. Al tener bajo consumo de agua también hay bajo costo de electricidad”, contó Gonzalo.

Otro factor importante es que cambian el concepto de producción por metro cuadrado a metro cúbico: “Lo hacemos en niveles, ganás en altura y reducís espacio. Queda espacio para hacer otros tipos de cultivos por estaciones. Incluso se puede utilizar las tierras que no se usan para hacer una reforestación. Si apuntás a la ganadería de precisión no necesitás tener 100 vacas, con 50 vas a tener la misma producción que ocupan 3 o 4 hectáreas”.

Además, los emprendedores detallaron que el módulo tiene iluminación especial que se asemeja mucho más a lo que es la gama monocromática del sol y tiene control de temperatura: “Todo se puede monitorear con una app que desarrollamos de forma remota. Si se dispara algo te avisa, nosotros configuramos los parámetros. Lo último que le pusimos fue una cámara en vivo. Si estamos lejos de la cabina queremos saber no solo cómo está la producción de pasto o de forraje sino cómo está trabajando la persona que está encargada del mantenimiento”. 

En relación a los costos de la cabina, René expresó que “como toda maquinaria hay una inversión y hay que pensar en una amortización no de forma inmediata. Hoy es medio difícil calcular el costo. Sabemos que hay maquinaria agrícola que tienen de 4 a 5 años de amortización, creemos que vamos a estar en bastante menos”.

Cabina experimental, prototipo. 

Un sistema innovador

Hidrofuturo es un proyecto pionero en Argentina. A nivel mundial, hay un sistema parecido en Australia: “Nosotros nos tuvimos que adaptar a la diferencia de temperatura que tenemos en nuestra zona, desde bajo cero hasta más de 40 y a las distintas humedades, hay días de 98 % de humedad. Eso influye dentro de la cabina. En España,Italia están empezando a incorporar este sistema, con sus adaptaciones”, contó René. 

Respecto a cómo se va a comercializar, adelantaron que van a tener una medida estándar de cabina y lo van a hacer de forma modular, para que se pueda trasladar con las instrucciones precisas para que cualquiera pueda instalarlo: “El mercado que tiene es enorme sobre todo en la zona seca, Catamarca, La Rioja donde llueve muy poco. Tiene proyección internacional también. En México, Colombia lo usan en caballos de carrera”, agregó.

Hidrofuturo es un microemprendimiento y su visión es convertirse en startup y poder crecer en capital. “Tenemos un proceso de dos años de experiencia. Encontramos la ganadería de precisión, que es lo que anhelamos todos. Salimos ahora al mercado ofreciendo un producto que realmente tenemos certeza de su buen funcionamiento”, expresaron.  

“Si queremos contribuir a generar un impacto tanto económico como ambiental tenemos que expandirnos. Lo estamos promocionando para los productores que quieran animarse a intentar algo distinto”, agregaron.

Esta semana resultaron ganadores de un concurso organizado por Argenpia, la Secretaría de Producción de Avellaneda, que convocó a emprendedores de la zona que tuvieran proyectos de triple impacto. Se presentaron más de 60 proyectos e Hidrofuturo fue elegida en primer lugar y recibieron $500.000 y 100 horas libres en el espacio de CoWorking de Agenpia.

“El dinero lo vamos a destinar a una cabina de exposición que servirá como muestra para lanzarnos al mercado, etapa en la que nos encontramos. La idea es ir a expos rurales, remates feria, e inclusive en el campo del productor que esté interesado en conocer esta herramienta”, concluyó Gonzalo. 

Temas en esta nota

Cargando...